4.4 C
Bruselas
Lunes, diciembre 4, 2023
NoticiasFrancia, ¿cuánto durará el sentimiento antifrancés en África?

Francia, ¿cuánto durará el sentimiento antifrancés en África?

Los intereses franceses en África: entre geopolítica y economía

Autor Invitado
Autor Invitado
El autor invitado publica artículos de colaboradores de todo el mundo.

Los intereses franceses en África: entre geopolítica y economía

Kamal Benali Francia, ¿cuánto durará el sentimiento antifrancés en África?

Explorando la relación entre África y Francia, Kamal Benali profundiza en esta conexión multifacética. A partir de su experiencia en geopolítica, examina cuidadosamente los aspectos políticos, económicos, y aspectos culturales que han dado forma a este vínculo bilateral. Con sus experiencias y amplia red de conexiones con líderes, Proporciona un análisis profundo de los desafíos y posibilidades que se avecinan para estas dos entidades. Al hacerlo, ofrece una perspectiva sobre cómo está evolucionando su compromiso en un panorama global que cambia rápidamente.

Artículo escrito por Kamal Benali

El futuro de Francia en África se juega actualmente en el contexto de la lucha contra el terrorismo, los intereses económicos bien entendidos de la antigua potencia colonial, el resurgimiento del nacionalismo africano y las influencias extranjeras, en particular Rusia a través de su brazo armado y económico en el continente. , Wagner.

La legitimidad de Francia en la lucha contra la influencia de los islamistas radicales y de los terroristas en el Sahel es incuestionable, aunque se trata también, y al mismo tiempo, de reforzar los intereses económicos y geopolíticos de Francia, intereses recientemente socavados en Níger tras el golpe de Estado. 'état que derrocó al presidente debidamente elegido Mohammed Bazoum.

Algunos países africanos francófonos, como Mali y Burkina Faso, creen, con razón o sin ella, que su soberanía ha estado bajo la tutela francesa durante demasiado tiempo y que ha llegado el momento de asumir plenamente su destino, independientemente de los deseos de Francia. , es decir, sus intereses. Si bien a veces podemos dudar de la autenticidad de este nacionalismo entre los nuevos líderes de estos dos países, que se sabe que están dispuestos a cambiar una tutela pasada por otra (por ejemplo, Rusia), no cuestionamos la realidad del surgimiento de una fuerte sentimiento nacional. Es una mezcla de orgullo por lo que son y rechazo de lo que Francia ha representado para la juventud activa de estas naciones.

La batalla diplomática es intensa hoy. Por un lado, varios ECOWAS Los países no reconocen a los nuevos líderes de Níger, mientras que Francia interviene en este espinoso asunto. Por otra parte, el régimen militar que hoy gobierna Níger cuenta con el apoyo de una gran parte de la población. Este último, ya sea espontáneamente o como resultado de una hábil manipulación, está exasperado por lo que percibe como dominación francesa.

Conferencia de asociación África Francia de Macron
Otra idea más para una futura asociación entre África y Francia

Consecuencias de la intervención externa en África Occidental

¿Estamos asistiendo a una repetición de lo que ya ocurrió en Mali y Burkina Faso, donde dirigentes y poblaciones parecen haber acordado poner fin a la influencia de Francia, si no a su presencia, sin que nadie dude seriamente del papel de Wagner en estas operaciones? Esta posición, en realidad, sólo tiene un objetivo: explotar los recursos naturales de estos países por cuenta de Rusia y ciertamente no ponerlos al servicio de su desarrollo y de su población. 

La presencia de Francia en África Occidental, y específicamente en Níger, es objeto de feroz controversia. Francia debe adaptarse a esta nueva realidad africana por razones económicas y geopolíticas. Esta adaptación es crucial no sólo para contrarrestar el expansionismo ruso sino también para salvaguardar sus intereses, no todos los cuales son ilegítimos.

La historia política reciente de los países de África Occidental ha sido una sucesión de reveses para Francia.

 La pobreza crónica, las importantes desigualdades de ingresos entre la clase dominante y la población, y los jóvenes ociosos sin futuro, obligados con demasiada frecuencia a emigrar a Europa por necesidad, hacen que una situación ya delicada sea aún más difícil por razones de seguridad, políticas y económicas. La estabilidad de los estados de África occidental queda así comprometida, y el vivo sentimiento antifrancés sirve tanto de catalizador como de pretexto para operaciones de desestabilización en serie.

De la intervención en Libia a la crisis en Mali

En 2013, el presidente interino de Malí, Dioncounda Traoré, pidió a la Francia del presidente François Hollande que impidiera que Bamako fuera tomada por grupos terroristas fuertemente armados de Libia y el norte de Malí.

El 11 de enero de 2013, François Hollande lanzó la Operación Serval para expulsar a estos grupos terroristas de Bamako, la capital de Mali. Pero esto no fue más que una retirada táctica para estos grupos ya que, atrincherados en el norte de Malí, los terroristas habían logrado formar un estado terrorista en Kidal, es decir, establecerse en un territorio.

En realidad, la creación de estos grupos armados surge del bombardeo de Libia orquestado por la OTAN a petición de Gran Bretaña y Francia, que condujo al colapso del régimen de Gadafi. Esta intervención, justificada por Occidente en nombre de los derechos humanos, eliminó las barreras que frenaban la inmigración subsahariana. Las consecuencias para los derechos humanos podrían resultar peores que los problemas que se esperaba resolver eliminando al líder libio. Es más, se ha organizado el tráfico de armas modernas y sofisticadas. Estas armas han sido recuperadas por yihadistas, entre ellos Al-Qaeda, el Al Magreb islámico (AQMI) y Arsadine, así como por los rebeldes tuareg del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA), que dominan el norte de Mali. . El objetivo común de estos movimientos es desestabilizar los países fronterizos con Libia y, si es posible, tomar el control de ellos.

El 18 de agosto de 2020, el presidente democráticamente elegido de Malí, Ibrahim Boubacar Keïta, fue derrocado por un grupo de coroneles liderados por Assimi Goïta. Estos militares no tardaron en criticar, con especial parcialidad, la falta de eficacia de la fuerza francesa Barkhane, a la que consideraban incapaz de erradicar el terrorismo en el norte de Mali. Esta crítica llevó al régimen a pedir la retirada de las tropas francesas y de la MINUSMA unos meses después de llegar al poder. A pesar de más de diez años de operaciones, estas fuerzas fueron acusadas de ser costosas para Malí e ineficaces contra los terroristas y las zonas que controlan.

Después de Mali, Burkina Faso, Guinea Conakry y ahora Níger, ¿qué pasa con el pacto de descolonización?

El deterioro de las condiciones económicas a menudo conduce al surgimiento de poderes antidemocráticos, cuyas acciones siempre terminan mal para las personas que pueden haber creído que los regímenes autoritarios o incluso dictatoriales serían más efectivos que otros que respetan las libertades civiles. Hemos sido testigos de esto en Europa entre las dos Grandes Guerras y en América Latina a lo largo del último siglo. Sin embargo, antes de proyectar este patrón en otros lugares, debemos analizar las condiciones y tradiciones históricas, políticas y culturales de los países en cuestión, particularmente en África.

La creciente influencia de Rusia en África

Es importante comprender que la conciencia colectiva de las poblaciones africanas ha evolucionado a través de la observación de los acontecimientos mundiales a los que tienen acceso, al igual que la mayoría de los demás pueblos.

Escudriñar el horizonte, leer los signos de los tiempos y comprender los desafíos económicos del mundo actual están ahora al alcance de la gente. Sin embargo, esta comprensión debe mejorarse, por un lado, mediante manipulaciones de las masas populares orquestadas por un grupo de intereses que trabajan para Rusia. Por otro lado, está sesgada por la ingenuidad o por los intereses personales de los nuevos líderes, a menudo militares. Algunos de ellos han considerado oportuno, incluso prudente, contar con la ayuda del grupo armado Wagner para gobernar su país.

No redunda en beneficio de los pueblos ni del continente dar la bienvenida a un socio con intenciones dudosas en esta región, que ya es vulnerable por las razones antes mencionadas. Económicamente, el objetivo es despojar a los países afectados. Geopolíticamente, el propósito parece desestabilizar el continente europeo, en particular fomentando la inmigración masiva.

Pero es dudoso que África se beneficie de tal desestabilización si el saqueo de países por parte de Wagner es realmente probable.

Malí es un buen ejemplo. En nombre del principio indiscutible de que los pueblos de todo el mundo son libres de determinar su destino, el golpe de Estado del 18 de mayo de 2021 en Malí supuso la llegada al poder de Assimi Goita como Presidente de la Transición. Apenas unos meses después de asumir el cargo, decidió recurrir a la milicia privada rusa Wagner para reconquistar por completo los territorios bajo control yihadista. Sabemos que esta reconquista se ha estancado, que las milicias, como se ha mencionado anteriormente, cuyo modus operandi es bien conocido, han perpetrado masacres y que la economía del país está siendo entregada progresivamente al grupo Wagner y, por tanto, a Rusia.

¿Qué pueden hacer Francia y sus aliados ante esta situación? Estratégicamente, sus opciones son limitadas. Principalmente denuncian la implicación y asociación del gobierno ruso con el grupo Wagner. Jean-Yves Le Drian, antiguo director del Quai d'Orsay, criticó abiertamente esta alianza. Destacó que Francia nunca apoyaría políticas que favorezcan excesivamente a Rusia, dado que no hay justificación válida para la presencia de Rusia en África más que su intento de desestabilizar Europa mediante guerras híbridas.

En el frente Mali-Burkina Faso, Francia estuvo al frente de los enfrentamientos entre grupos terroristas y las fuerzas nacionales de ambos países. Los violentos ataques contra el ejército nacional burkinés y las operaciones mineras, principal sostén económico de Burkina Faso, llevaron a la población a expresar su descontento contra un convoy francés y, finalmente, exigieron la retirada de estas tropas. Esta situación abrió una puerta de oportunidades para Rusia, ansiosa por involucrarse más en esta región con sus implicaciones económicas y geoestratégicas de largo alcance.

Como resultado, la constitución fue suspendida el 24 de enero de 2022 y el gobierno y la asamblea nacional se disolvieron, y el régimen prometió un “retorno al orden constitucional” dentro de “un plazo razonable”. Estas circunstancias provocaron la caída del gobierno del presidente Roch Marc Kaboré, en el poder desde 2015. Fue derrocado por el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba, rodeado de otros militares, que crearon el “Mouvement Patriotique pour la Sauvegarde et la Restauration” (MPSR), actualmente en el poder.

El vals continuó ocho meses después, esta vez con la llegada al escenario del capitán Ibrahima Traoré, que puso fin al efímero poder del teniente coronel Paul Henri Sandaogo Damiba, considerado demasiado cauteloso y demasiado cercano a Francia debido a sus estrechas relaciones con el presidente Alassane drama OUATTARA de Costa de Marfil. 

En esta ocasión, una multitud enorme y encantada, principalmente de jóvenes que se decían patriotas, activistas panafricanos y militantes, atacó la embajada de Francia. También amenazaron los intereses franceses en todo el país. Su ira era palpable en las calles de Uagadugú: agitaron banderas rusas y exigieron la retirada inmediata de unos 400 soldados de las fuerzas especiales francesas estacionados en Burkina Faso.

Si bien Francia condenó estos actos, Rusia los vio como una oportunidad. Rápidamente declaró su voluntad de apoyar al nuevo régimen militar en su lucha contra el terrorismo.

Un enfoque más cauteloso hacia el régimen de Níger habría sido más rentable para Francia en el actual contexto volátil de sentimiento antifrancés, al que podemos sumar la incapacidad, si no la incoherencia, de los países de la CEDEAO socavados por agendas ocultas entre sí. Esta situación no ha hecho más que reforzar la posición del régimen en el poder en Niamey a pesar de la firme postura adoptada por la ministra francesa de Asuntos Exteriores, Catherine Colonna.

Pero fue en vano, el régimen se mantuvo firme y Bazoum siguió detenido.

Los desafiantes lazos coloniales y el ascenso de Rusia

Desde septiembre de 2022, en medio de una disputa diplomática entre Francia y su antigua colonia, Burkina Faso, Uagadugú y Moscú se han acercado considerablemente. Ante el escepticismo de la comunidad internacional, la Ministra de Asuntos Exteriores de Burkina Faso, Olivia Rouamba, aseguró con arrogancia a todos que “Rusia es un socio fiable”.

Varios funcionarios burkineses, entre ellos el Primer Ministro Apollinaire de Tambéla y el Presidente del Parlamento de Transición, Dr. Ousmane Bougouma, visitaron recientemente Moscú….

De hecho, según la filosofía reivindicativa de estos regímenes militares (Mali, Burkina, Guinea Conakry y Níger), que llegaron al poder mediante un golpe de Estado, la revisión de los tratados y acuerdos posteriores se ha convertido en un imperativo significativo y una cuestión fundamental. de la soberanía nacional.

Los dos jefes de Estado golpistas de Malí, Assimie GOITA y el capitán Traoré de Burkina Faso, han roto oficial y definitivamente todos los acuerdos de cooperación con la antigua potencia colonial. Se hizo durante la cumbre Rusia-África los días 22 y 23 de julio de 2023, en San Petersburgo, Rusia. ¡Qué símbolo!

El 26 de julio de 2023, en un giro dramático de los acontecimientos en Níger, el general Abdourahmane Tchani, exjefe de la guardia presidencial durante 13 años, derrocó y secuestró al presidente Mohamed Bazoum, elegido democráticamente durante dos años, y se convirtió en presidente del régimen militar gobernante.

Francia condenó este último golpe y pidió la liberación inmediata del Presidente Bazoum. Al mismo tiempo, la CEDEAO amenazó al régimen con sanciones que iban desde el cierre de fronteras hasta la interrupción de las transacciones financieras y económicas entre los países miembros y Níger.

Unos días más tarde, manifestantes pro-Putsch atacaron la embajada francesa en Niamey, lo que obligó a Francia a evacuar a sus ciudadanos, que fueron rápidamente repatriados a territorio francés.

En cuanto a los rusos, cuya bandera fue ondeada varias veces durante las manifestaciones populares, pidieron maliciosamente “moderación y liberación del presidente Mohamed BAZOUM y sus ministros”.

Entre las fuerzas presentes en Níger, Francia cuenta con un contingente de 1,500 soldados. Por el contrario, Estados Unidos tiene alrededor de 1,100 en su base logística, equipados con sofisticados equipos y drones para la vigilancia, aparentemente de terroristas en el Sahel.

¿Paga Francia por su apoyo al presidente derrocado, Mohamed Bazoum??

Algunos observadores africanos creen que Francia habría hecho mejor en invertir en la lucha contra el terrorismo en sus antiguas colonias, ahora países independientes, que en financiar una guerra de estancamiento de 3 millones de euros entre Rusia y Ucrania. Francia sigue siendo el mayor socio estratégico de Níger, del que obtiene el 34% (nota: esta cifra no parece correcta; creo que el 6% es la cifra correcta) del uranio utilizado para hacer funcionar sus centrales nucleares francesas.

Toda esta febril toma de decisiones no dejó de afectar las firmes medidas tomadas por la CEDEAO el 10 de agosto, que, dadas las disposiciones de los acuerdos regionales, podrían haber ayudado a activar la fuerza militar para restaurar el orden constitucional en Níger.

Es más, los países fronterizos con Níger, como Argelia, Chad y, en el caso de algunos de sus representantes electos, Nigeria, se oponen a la intervención militar, la solución última defendida por los dirigentes de la CEDEAO, o al menos por los pocos miembros de la CEDEAO. países que todavía quieren perdonar a Francia y la Unión Europea.

Ante esta compleja situación, los regímenes surgidos de los golpes militares (Mali, Burkina Faso, Guinea Conakry y Níger) han formado un bloque y amenazan con incendiar toda la subregión en caso de ataque de uno de estos. países encabezados por un régimen militar.

¿Se ha enredado Francia en África al estilo estadounidense?

Los intereses nacionales generalmente dictan la política exterior. Francia se vio sorprendida por una intervención estadounidense en Níger durante la crisis. Estados Unidos envió rápidamente un nuevo embajador a Niamey en detrimento de los intereses franceses.

El sábado 19 de agosto de 2023, Kathleen FitzGibbon se convirtió en embajadora de Estados Unidos en Níger, según anunció en un comunicado de prensa oficial del Departamento de Estado de Estados Unidos. Según el documento, siguiendo instrucciones del secretario de Estado Antony J. Blinken, a FitzGibbon se le ha encomendado la tarea de supervisar la misión diplomática estadounidense en Níger y ayudar a gestionar la actual crisis política. Con una sólida experiencia en África Occidental, se la considera ideal para el puesto. Aún no ha presentado sus credenciales debido a la delicada situación. Abogará por preservar el orden constitucional en Níger y por la liberación del presidente Bazoum y otros detenidos. La determinación de Estados Unidos de trabajar con socios africanos, como la CEDEAO, para garantizar la seguridad y la democracia en la región sigue siendo inquebrantable.

Este nombramiento es una auténtica bofetada para Francia. La Unión Africana también parece reticente ante la intervención francesa. Si bien condena el golpe, se opone a la presencia de fuerzas extranjeras en el continente.

Un análisis de la situación francesa en África muestra un creciente antagonismo hacia Francia. Todo esto beneficia a Rusia y China, que reconocen la riqueza estratégica de África. La era de Françafrique ha terminado y marca un punto de inflexión en las relaciones franco-africanas. Una señal clara de este cambio es la carta abierta firmada por 94 parlamentarios dirigida a Macron, destacando la evolución de las influencias: Rusia en lo militar, China en lo económico y América en lo diplomático.

Francia debe reaccionar. Comienza con una comprensión fundamental de África y el nombramiento de representantes que puedan hablar en nombre de Francia y establecer una relación de confianza con los líderes africanos. Se necesita una estrategia africana clara y duradera, respaldada por asociaciones sólidas como la que mantiene con Marruecos, cuya diplomacia es reconocida. Es crucial reconocer las motivaciones de actores extranjeros como Rusia, cuyas intenciones no necesariamente apuntan al bienestar de los pueblos africanos.

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -