5.7 C
Bruselas
Miércoles, 24 de abril de 2024
NoticiasLa Santa Sede en la ONU aboga por el alivio de la deuda de los países pobres - Vaticano...

La Santa Sede en la ONU aboga por el alivio de la deuda de los países pobres – Vatican News

EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: Las informaciones y opiniones reproducidas en los artículos son propias de quienes las expresan y es de su exclusiva responsabilidad. Publicación en The European Times no significa automáticamente la aprobación de la opinión, sino el derecho a expresarla.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD TRADUCCIONES: Todos los artículos de este sitio se publican en inglés. Las versiones traducidas se realizan a través de un proceso automatizado conocido como traducción neuronal. En caso de duda, consulte siempre el artículo original. Gracias por entender.

instituciones oficiales
instituciones oficiales
Noticias provenientes en su mayoría de instituciones oficiales (officialinstituciones)

Por redactor de Vatican News

“Toda decisión y política sobre temas económicos o financieros impacta la vida de las personas, las familias y el bienestar de la sociedad en su conjunto”. Con esta premisa, la Santa Sede alienta la reestructuración de la deuda y, en última instancia, la cancelación de la deuda de los países más vulnerables, para hacer frente a los crecientes desequilibrios económicos y otras crisis que enfrentan como resultado de la pandemia de Covid-19.

El Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, Monseñor Gabriele Caccia, hizo este llamado el jueves durante la 75th Sesión de la Asamblea General de la ONU. 

Señaló en un comunicado que debido a las exigencias impuestas a los países más pobres por el servicio de la deuda y el impacto económico de la pandemia, muchos de ellos se ven obligados a “desviar los escasos recursos nacionales de los programas fundamentales de educación, salud e infraestructura al pago de la deuda”. .”

El arzobispo Caccia recordó a la ONU, dirigiéndose en particular al comité de política macroeconómica, que su trabajo debe reflexionar sobre las “implicaciones éticas para lograr la prosperidad económica para todos a fin de permitir que cada persona prospere y que los países vivan en paz y estabilidad”. Como tal, las decisiones y políticas sobre cuestiones económicas o financieras que afectan la vida de las personas, las familias y el bienestar de la sociedad en su conjunto “deben ser consideradas desde una perspectiva mucho más amplia que solo la ganancia o el éxito financiero inmediato”.

Covid-19 y la economía

Monseñor Caccia destacó que la inclusión financiera y el desarrollo sostenible se han visto afectados por la crisis sanitaria del Covid-19 por su devastador impacto en el empleo, la producción y el comercio internacional y nacional. Nadie, señala, desde los Estados hasta las familias y los individuos, ha escapado a las dificultades económicas causadas por la pandemia.

Sin embargo, algunos han sentido el impacto más que otros. Los países en desarrollo, dice, están siendo golpeados por “un triple impacto económico por el colapso de la demanda de exportaciones, la caída de los precios de los productos básicos y una fuga de capitales sin precedentes”, además de manejar la pandemia con sistemas de salud a menudo inadecuados.

Recuperándonos juntos

Para abordar estas dificultades, el arzobispo Caccia propone trabajar juntos para garantizar que los “paquetes de recuperación” y los “paquetes de regeneración” económicos sirvan al bien común. En particular, destaca dos sectores que necesitan atención especial en los esfuerzos de recuperación. 

La primera según el Arzobispo, son las micro, pequeñas y medianas empresas. Señala que para reactivar la economía, la financiación debe llegar a un gran número de empresas medianas y pequeñas que “constituyen la columna vertebral de las economías” tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. 

El segundo sector se refiere a los trabajadores en empleo “informal”. Explicó que tenemos una “responsabilidad particular” con estas personas -hombres y mujeres- que están siendo despedidas de sus trabajos en sectores como la construcción, la restauración, la hostelería, el servicio doméstico y el comercio, entre otros, y que por ello les resulta difícil proporcionar para ellos y sus familias. Muchos de ellos, señala, recurren a organizaciones benéficas e instituciones religiosas en busca de ayuda. Algunos otros, especialmente los inmigrantes y aquellos sin la documentación adecuada, no pueden solicitar beneficios.

Reestructuración/cancelación de deuda

Monseñor Caccia dijo que existe amplia evidencia de que las naciones en desarrollo, ante la obligación de desviar recursos escasos hacia el pago de la deuda, corren el riesgo de socavar “el desarrollo integral, debilitar los sistemas de salud y educación, así como reducir la capacidad de los Estados para crear condiciones para la realización de fundamental derechos humanos."

El Arzobispo, por lo tanto, instó a la comunidad internacional a abordar los desequilibrios económicos entre las naciones mediante la reestructuración de la deuda y, en última instancia, la cancelación “en reconocimiento de los graves impactos de las crisis médica, social y económica” que enfrentan los países más vulnerables como resultado de la crisis actual. pandemia.

También hizo un llamado a la comunidad internacional para combatir los Flujos Financieros Ilícitos (FFI) que, al desviar recursos del gasto público y recortar el capital disponible para la inversión privada, “privan a los países de los recursos que se necesitan desesperadamente para brindar servicios públicos, financiar programas de reducción de la pobreza y mejorar la infraestructura”.

Para concluir, el arzobispo Caccia alentó a la ONU a “encontrar formas de enfatizar las implicaciones éticas y más amplias de la actividad económica en los años venideros” y enfatizó la necesidad de transformar la economía para que esté “genuinamente al servicio de la persona humana”.

Papa Francisco

El Papa ha enfatizado repetidamente la necesidad de un nuevo modelo económico, especialmente cuando los países se reinician después de la pandemia de Covid-19. A menudo ha dicho que la “única salida de la crisis actual es juntos”.

Durante su Urbi y orbi para Semana Santa, abordó específicamente el tema del alivio de la deuda. “A la luz de las circunstancias actuales”, dijo el Papa Francisco, “que las sanciones internacionales se relajen, ya que dificultan que los países a los que se les han impuesto brinden el apoyo adecuado a sus ciudadanos, y que todas las naciones se pongan en una posición satisfacer las mayores necesidades del momento mediante la reducción, si no la condonación, de la deuda que grava los balances de las naciones más pobres”.

En su última Encíclica Todos hermanos, habló sobre el alivio de la deuda en el contexto del derecho fundamental de los pueblos a subsistir y crecer. Este derecho, dijo, a veces está “severamente restringido por la presión que genera la deuda externa”. Esa deuda sofoca y limita severamente el desarrollo, continuó. “Respetándose el principio de que toda deuda legítimamente adquirida debe ser pagada, la forma en que muchos países pobres cumplen con esta obligación no debe terminar comprometiendo su propia existencia y crecimiento”.

- Publicidad -

Más del autor

- CONTENIDO EXCLUSIVO -punto_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -punto_img
- Publicidad -

Debe leer

Últimos artículos

- Publicidad -